IMPRIMIR

La rescisión es un medio de terminación de los contratos sinalagmáticos o bilaterales plenamente eficaces, cuando existe un incumplimiento culpable de alguna de las partes. A menos de que se pacte expresamente en el acto jurídico que se podrá rescindir sin necesidad de comparecer ante los tribunales, la rescisión no operará ipso iure, ya que no es una condición, sino un derecho que otorga la ley a los contratantes para hacer prevalecer la equidad entre ellos. 

 

Notas

[1] Para los fines de este trabajo basta con la enunciación de elementos de existencia y validez de los actos jurídicos, pero para ver un comentario sucinto y concreto sobre ellos véanse Borja Soriano, Manuel, Teoría General de las Obligaciones, México D.F., 2000 y Bejarano Sánchez, Manuel, Obligaciones civiles, México D.F., 1999, p. 41-114. 

[2] En los artículos del 1835 al 1838 del Código Civil para el Distrito Federal se encuentran reguladas algunas clasificaciones de los contratos:

[3] Justamente y gracias a una de las clasificaciones de los contratos puede determinarse qué contratos son susceptibles de ser rescindidos. Es decir, dentro del universo de categoría que forman los diversos tipos de contratos sólo los que se pueden incluir dentro de los bilaterales o sinalagmáticos perfectos pueden ser resueltos mediante la rescisión. Abundaré sobre este tema más adelante, en otra parte de esta ponencia.

[4] Rescisión.- Procedimiento dirigido a hacer ineficaz un contrato válidamente celebrado [...]. De Pina, Rafael, Diccionario de Derecho, México D.F., 2003, p. 442.

[5] Este antecedente del pacto comisorio, la “Lex Commisoria” era aplicable únicamente para la compraventa y se le concedía únicamente al vendedor; en los casos de contratos innominados existían otra serie de acciones que también implicaban la resolución del contrato y servían como remedio al incumplimiento: la “actio praescriptia verbis”, la “condictio causa data causa non secuta” y la condictio ex poenitentia”. Se recomienda ver al respecto el  breve pero completo resumen de  Sánchez Medal Urquiza, José Ramón, La resolución de los contratos por incumplimiento, México D.F., 1978, p. 10-15.

[6] Sánchez Medal Urquiza, (n.5), p. 15.

[7] Gutiérrez y González, Ernesto, Derecho de las Obligaciones, México, D.F., 2002, p. 698.

[8] No resulta conveniente para los fines de este trabajo hacer una relación detallada de los autores franceses y sus respectivas ideas, pero véase Gutiérrez y González, (n.7), p 698-700 para leer un resumen completo sobre el particular.

[9] Sánchez Medal Urquiza, (n.5), p. 17 – 20, ofrece un panorama de la regulación que tenía la materia de la resolución por incumplimiento durante la vigencia en México de las Leyes de las Siete Partidas.

[10] Gutiérrez y González, (n.7), p. 701, especialmente el cuadro comparativo.

[11] Borja Soriano, Manuel, Teoría General de las Obligaciones, México D.F., 2000,p.483.

[12] Por ejemplo Bonnecase, Laurent, Hémard, entre otros. Borja Soriano, (n. 11), p. 480.

[13] Castán Tobeñas, Derecho Civil Español, Común y Foral, 1941-1943, citado por Borja Soriano, (n. 11), p. 485.

[14] Farina, Juan M., El pacto comisorio, Buenos Aires, 1961, p. 42.

[15] Borja Soriano, (n. 11), p. 480 y siguientes.

[16] Gutiérrez y González, (n.7), p. 702-703.

[17] Bejarano Sánchez, Manuel, (n. 1), p. 309.

[18] También existen precedentes que pugnan con la idea de los efectos ipso iure del pacto comisorio, por ejemplo:

Pacto comisorio tácito y expreso. Debe entenderse aplicable para ambos, el artículo 1949 del Código Civil para el Distrito Federal, dado que el concepto y efectos de uno y otro, son los mismos. Aunque el artículo 1949 del Código Civil del Distrito Federal, se refiere sólo al pacto comisorio tácito, el supuesto que contempla dicho numeral, debe también entenderse aplicable al pacto comisorio expreso, si se toma en consideración que el concepto de uno y otro, son los mismos, con la salvedad de que mientras el invocado precepto que habla de las partes, sobreentiende la existencia del primero, en los contratos sinalagmáticos, el segundo, se encuentra previsto y regulado expresamente en el acuerdo de voluntades; sostener lo contrario, sería admitir que el cumplimiento de la obligación, queda al arbitrio de cada uno de los contratantes, lo que pugna con lo dispuesto por el artículo 1797 del ordenamiento legal invocado. SEXTO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL PRIMER CIRCUITO.

Amparo directo 1906/96. Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, p. 669.

[19] En dado caso se estaría hablando de un convenio para extinguir obligaciones y derechos, celebrado con ese objeto y al que se le llama mutuo disenso, el cual en principio requeriría las mismas formalidades del acto que pretende extinguir. Farina, Juan M., (n. 14), p. 22-28.

[20] Esta sería la única manera de proteger las garantías concedidas por los artículos 14 y 17 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Gutiérrez y González, (n.7), p. 715.

[21] El artículo 1952 del código civil poblano establece: pueden las partes regular convencionalmente la forma en que proceda la rescisión y los efectos de ella; y en este caso se estará a lo pactado.

[22] El artículo 1784 establece: (la rescisión) opera de pleno derecho y se tendrá por resuelta la obligación siempre y cuando:

I.       Sea consignado ante la autoridad judicial lo recibido como contraprestación hecha la deducción de los daños y perjuicios o en su caso la pena convencional;

II.      Se haga saber tal determinación judicialmente a la otra parte; y

III.    Que transcurran treinta días naturales contados a partir de la siguiente al que se hizo sabe la determinación a que alude la fracción anterior, sin que el notificado demande ante el mismo juzgado que le notificó y acredite haber cumplido las obligaciones que le competen.

[23] La acción rescisoria esta reglamentada en el Código de Procedimientos Civiles en los artículos 464 a 46, de los cuales el primero establece que quien intenta la acción debe comprobar fehacientemente que ha cumplido con su obligación.

[24] Galindo Garfias, Ignacio y otros, Diccionario Jurídico Mexicano, México D.F., 2000, p. 2813.

    

Bibliografía. 

Bejarano Sánchez, Manuel, Obligaciones civiles, México D.F., 1999.

Bonnecase, Julian, Tratado Elemental de Derecho Civil t. 2 parte B, México D.F., 1997.

Borja Soriano, Manuel, Teoría General de las Obligaciones, México D.F., 2000.

De Pina, Rafael, Diccionario de Derecho, México D.F., 2003.

Farina, Juan M., El pacto comisorio, Buenos Aires, 1961.

Galindo Garfias, Ignacio y otros, Diccionario Jurídico Mexicano, México D.F., 2000.

Gutiérrez y González, Ernesto, Derecho de las Obligaciones, México D.F., 2002.

Planiol Marcel y Ripert Georges, Derecho Civil, México D. F., 1996.

Rojina Villegas, Rafael, Compendio de Derecho Civil t. III, México D.F., 2002.

Sánchez Medal Urquiza, José Ramón, La resolución de los contratos por incumplimiento, México D.F., 1978.